clunyIII_recon_aerial.jpgCONTEXTO:
La reforma de las órdenes monásticas, en torno al año 1000, adopta la regla de San Benito. La orden benedictina desempeñará un papel fundamental en la difusión del arte románico. El modelo monástico vendrá definido por la Abadía de Cluny en Borgoña, diseñada por el abad Hugo. Los monasterios en la Edad Media se convertirán en centros de conservación de la cultura, la filosofía y la ciencia.
DESCRIPCIÓN:
Aunque sólo se conserva el lado sur del transepto su estructura ha sido recreada, siguiendo descripciones y planos de otros monasterios, ya que todos los borgoñones imitaron el de Cluny. También siguieron su patrón constructivo las iglesias de peregrinación, desde Santa Fe de Conques, San Marcial de Limognes o Santiago de Compostela entre otras.
cluny.jpg
Entre los elementos distintivos señalamos la portada historiada, la fachada flanqueada por torres y el uso de cabeceras complejas. La planta de la iglesia de Cluny III, consagrada en el año 1130, respondía a las necesidades litúrgicas de la orden. Es una planta de cinco naves y doble transepto, con gran deambulatorio y absidiolos. La fachada enmarcada en torres, se abría a un amplio nártex. Las cubiertas utilizadas eran bóvedas de cañón. En el alzado se marcan tres niveles: arcada, tribuna y cuerpo de ventanas.
Cluny_Dehio.jpg
COMENTARIO:
La orden cluniacense parte de la reforma benedictina y su filosofía se resumía en el lema ora et labora. Cada monasterio perseguía la autonomia o autosuficiencia en medio de la naturaleza. Era, algo así como una ciudad en miniatura, donde la iglesia se convertía en el núcleo fundamental. Las partes más importantes del monasterio eran junto a la iglesia, el claustro`para meditar, el refectorio para el almuerzo colectivo, la sala capitular, los dormitorios, el scriptorium, huertas, talleres y campos de labranza. Los monasterios eran focos de poder y de riqueza durante el románico.