external image aceitunas.jpg
Más allá de los exquisitos alimentos que nos proporciona el árbol del olivo, este árbol tan arraigado en la cultura mediterránea encierra muchas propiedades curativas, lo cual lo convierte en una planta con propiedades diversas.
Las hojas de este árbol poseen propiedades diuréticas. Esto implica que al ingerir aceite o aceitunas nuestro sistema renal produce mayor orina, y nos hace orinar con mayor frecuencia. Las implicancias de esta propiedad del olivorondan en torno a la prevención de enfermedades como la diabetes, cálculos biliares e infecciones hepáticas.
Además de diurético es un poderoso laxante, y si se beben dos cucharadas de su aceite en ayunas se podrá combatir el estreñimiento.
El olivo tambien dilata nuestros vasos sanguíneos, lo cual contribuye al mejo funcionamiento de nuestro sistema cadiovascular. Es por esto que se lo recomienda com una planta eficaz contra la hipertensión.
Finalmente podemos decir acerca del olivo que es una planta que sirve para combatir los altos niveles de colesterol, puesto que aumenta las cantidades de colesterol bueno (HDL), y reduce los niveles del dañino (LDL).
Una planta con numerosas propiedades medicinales, el olivo es una planta muy recomendada por este hecho, y se aconseja el consumo de sus derivados par la mejora de nuestra salud.
Por otro lado tenemos que tener cuidado porque los aceites de coco y de palma no comparten ni composición saludable ni propiedades beneficiosas con el resto de aceites vegetales. Estos aceites, a diferencia del resto, concentran en su composición ácidos grasos saturados. En el aceite de oliva y en los de semillas (girasol, maíz, soja), las grasas saturadas apenas alcanzan el 10-13% del total de su grasa, mientras que en el aceite de coco suponen el 90% y en el de palma más del 50%. El principal problema es que el uso de los aceites de coco y palma se ha extendido entre la industria alimentaria, en particular en la elaboración de bollería, repostería, pastelería industrial, en los snacks y los productos precocinados y helados. Se camuflan bajo la denominación de “aceites vegetales”, término que puede confundir a un consumidor profano en la materia, que asocia “vegetales” con “saludable”. El consumo frecuente y abundante de grasas saturadas tiene un vínculo directo con el aumento de los niveles de colesterol, de manera que aumenta el riesgo de trastornos cardiovasculares. De ahí que se insista en comparar ingredientes entre unas marcas y otras, y escoger, siempre que se pueda, aquellos productos que especifiquen el tipo de aceite vegetal que añaden; oliva, girasol, maíz, soja…

external image aceite.jpg
Realizado por: Elena Ruiz Torres 1º Bach B

El origen del olivo se pierde en la noche de los tiempos, coincidiendo y confundiéndose su extensión con las civilizaciones que se han desarrollado en la cuenca Mediterránea. Su territorio de cultivo se distribuye a lo largo de todas las tierras que rodean el mar Mediterráneo.


Se han encontrado referencias históricas y vestigios arqueológicos que sitúan el origen del olivo en Asia Menor, localizándose en la franja conocida actualmente como Oriente Medio y confundiéndose el origen de los pueblos que habitan estas tierras con el del olivo. Es tal la simbiosis entre el árbol y los hombres a los que alimenta, que llegaron a elevarlo al rango de árbol sagrado. De su madera se hacían los cetros de los reyes, con sus hojas y ramas se coronaban a los hombres sobresalientes y su zumo se utilizaba además de para la alimentación, para el cuidado y embellecimiento del cuerpo, para la medicina, el alumbrado o para la unción de reyes y sacerdotes.

Con tantos usos no es extraño que las distintas civilizaciones, al expandirse, trajeran consigo este hermoso árbol y con él sus frutos.

• Los fenicios difunden el olivo por las islas griegas y la península Helénica. Ya en el siglo IV a. de C. se promulgan decretos sobre la plantación de olivos.

• Los romanos siguieron la expansión del olivo por el Mediterráneo, según iban conquistando territorios. Lo utilizaban como arma pacífica para el asentamiento de poblaciones.

El olivo llegó a España con los fenicios hacia el año 1050 a. C.. Pero fueron los romanos los que llenaron la Península Ibérica de olivos, convirtiéndola en uno de los principales exportadores de aceite de oliva. Su importancia fue tal que el emperador Adriano acuñó monedas con un ramo de olivo y la leyenda: Hispania.

• Con la llegada de los árabes se introdujeron nuevas variedades, sobre todo en el sur de la Península Ibérica y nuevos vocablos como aceituna, aceite o acebuche.


TRABAJO PARA HISTORIA


Don David García Martínez 4º C




ACEITE DE OLIVA

El aceite de oliva es el jugo que se saca de la aceituna, fruto del olivo. Es conocido y empleado desde la antigüedad por las grandes civilizaciones, ya que posee muchas propiedades beneficiosas para la salud, por ello es conocido como el oro líquido, además de ser un pilar básico de la dieta mediterránea, utilizada en todos los países de la cuenca del mar Mediterráneo. Distintas características que diferencian un aceite oliva virgen de otro, es su acidez, color, sabor, etc. Como también se las da su origen, tierra de cultivo, etc.

Estos son los principales tipos de aceite de oliva:

Aceite de oliva virgen extra: Este tipo de aceite es de máxima calidad, se obtiene directamente de aceitunas en buen estado únicamente por procedimientos mecánicos, con un sabor y olor intachables y libres de defectos.

Aceite de oliva virgen: Este aceite sigue los mismos parámetros de calidad que el aceite de oliva extra, en cuanto a los métodos de obtención. La diferencia es que no puede superar los 2° de acidez.

Aceite de oliva: Es una mezcla de aceite de oliva refinado, que es el obtenido a partir del refinado de los aceites defectuosos, que no han alcanzado los parámetros de calidad y de aceite de oliva virgen o virgen extra.

Aceite de orujo de oliva: Este tipo de aceite es el resultado del refinado, por medios químicos, de los orujos o morcas, procedentes de la molturacion de la aceituna.


Para elaborar aceite de oliva, podemos utilizar dos métodos:

MÉTODO TRADICIONAL
1- Almacenaje de la aceituna: Una vez recolectada la aceituna, se almacena en cajas.
2- Lavado de la aceituna: Las aceitunas son lavadas para eliminar las impurezas.
3- Molturación: Las aceitunas se introducen en los molinos de piedra para ser trituradas, se consigue una pasta, que posteriormente se introduce en una prensa para así sacar el aceite de oliva.

5 - La decantación: Se produce después de que la pasta haya pasado por la prensa tradicional. Se deja reposar para separar la fase acuosa del aceite de oliva.
6- Almacenaje del aceite.


MÉTODO CONVENCIONAL

1. Almacenaje de la aceituna: La aceituna recolectada se almacena en cajas.
2. Lavado de la aceituna: Se lava la aceituna, eliminando las impurezas.
3. Transporte de la aceituna al molino: La aceituna, una vez limpia y escurrida, se transporta al molino.
4. Molturación: consiste en moler las aceitunas para obtener una pasta compuesta. Con el método continuo, la molienda de la aceituna se efectúa en un molino a martillos, mas complicado que el del método tradicional.
5. Batido de las aceitunas: Se baten las aceitunas.
6. Decantación: En este proceso se separa la pasta de la aceituna en sus tres componentes.
7. Limpieza: Se limpia el aceite de oliva.
8. Envase: Se guarda a una temperatura de 15º.


Este vídeo explica de manera detallada como se produce el aceite de oliva con cada uno de los métodos: El tradicional y el continuo.




Realizado por Álvaro Romero Sepúlveda, 2ºC BIL.



Los aceites


external image aceites.jpg

Todos los aceites son materias grasas de origen vegetal, no todos son iguales ni en su composición ni en su obtención. Con respecto a este punto se puede decir que básicamente existen dos formas de obtener aceite:
· Por procedimientos mecánicos en los que se utilizan grandes presiones y eventualmente, un aumento de la temperatura.
· Por procedimientos químicos de extracción con solventes y su posterior refinado.
Mas allá de estos detalles que pueden ser interesantes, muchas veces el comercio está colmado de envases de aceites cuyas etiquetas los identifican con rótulos que la mayoría de los consumidores no conoce o no asocia directamente con el aceite. Por ejemplo:

  • Aceites vírgenes: Esta mención sólo sirve para el aceite de oliva porque es el único producto de esta familia presente en el mercado, que no ha sufrido el proceso químico del refinado.
    Puede considerarse que es directamente el jugo de las aceitunas, obtenido por medios mecánicos. El sabor del aceite de oliva virgen es muy característico porque a más pureza, mayor es su acidez.
  • Aceites mixtos: Cuando un aceite es producto de la mezcla de oliva virgen y de aceite de oliva refinado, recibe la denominación de “aceite de oliva”. En el resto de los aceites mezcla debe figurar la denominación de “aceite mezcla de...” incluyéndose la lista completa de los aceites que integran el producto en orden descendente de calidad.
    Estos aceites por lo general son ricos en ácidos poliinsaturados que pueden servir para la cocción debido a su escasa degradación por acción del calor.
  • Aceites de girasol, maíz y soja: estos aceites son grasas poliinsaturadas que están destinadas preferentemente al consumo crudo por su menor resistencia al calor.
    Con frecuencia son vendidos como “aceites dietéticos”, clasificación que no es verdadera porque contiene la misma cantidad de calorías que cualquier aceite.
    No obstante es importante recordar que ningún aceite vegetal contiene colesterol, a menos que se lo caliente. En este procedimiento, cambia la composición química de los ácidos grasos del aceite, saturándose. Esta condición puede ser la base para que el organismo genere colesterol de forma similar a los alimentos de origen animal.
    Por esta razón, se recomienda que estos aceites sean utilizados só1o en forma cruda para condimentar y no para cocinar.
  • Aceite refinado: esta característica indica que el aceite fue elaborado con métodos químicos. Según las normas de etiquetado, todos los aceites de semillas deben decir “aceite refinado de ...”. El resto de las menciones como “extra fino o puro”, no tienen significación definida ni aportan ningún dato de calidad superior.

Juan José Cros Muñoz 2ºC Bil.


EL ACEITE DE OLIVA
El aceite de oliva virgen, es el zumo natural procedente del fruto del olivo: las olivas o aceitunas. La virginidad de un aceite se debe a que en su elaboración no tiene contacto en ningún momento con productos químicos o disolventes orgánicos.



olivo-cd3-21g.jpg



Este zumo, cuando se obtiene de forma natural, es decir por procedimientos mecánicos correctos, y procede de aceitunas de buena calidad, contiene excepcionales características organolépticas: olor, color y sabor. Es el único aceite vegetal que se puede consumir crudo, sin necesidad de ser refinado o rectificado, conservando íntegramente su contenido en vitaminas, ácidos grasos esenciales y otros productos naturales de gran importancia dietética.



aceitunas.jpg



Es posible que un aceite virgen no sea directamente comestible debido a una mala técnica de recolección de fruto o de aceituna, una maduración anormal de los frutos o que haya pasado mucho tiempo entre la recogida del fruto y la extracción de su aceite. Este almacenamiento prolongado se conoce como "atrojado". Si esto ocurriera el aceite alcanzaría una acidez muy alta o unas cualidades organolépticas defectuosas y necesitaría ser refinado para su consumo
.

Realizado por: Alba Mª Gómez Jurado 3º-A E.S.O.